LA IMPORTANCIA DEL MOCO EN EL BIENESTAR RESPIRATORIO

comentarios (0) 4,451




visitas

December 26, 2013

 

para respirar bien plantas medicinales

Los mocos son una sustancia viscosa producida por las células que cubren la superficie de las mucosas del cuerpo, especialmente las vías aéreas. Se componen de agua, azúcares y proteínas, y suelen contener anticuerpos que protegen de infecciones. Además contienen células muertas, tanto propias del organismo como gérmenes de exterior, y esos gérmenes son los que se expulsan gracias al moco. Por eso los mocos son beneficiosos, son un mecanismo de defensa.

El problema surge en niños pequeños cuando el moco no se elimina con facilidad produciendo dificultad para respirar. A veces el moco aumenta como respuesta a las infecciones, el frío o las inflamaciones de zonas como la garganta o vías respiratorias más bajas.

Entonces nuestro cuerpo utilizará la tos y los estornudos como mecanismos para eliminar el exceso de moco. En muchas ocasiones los niños lo degluten, de forma que termina siendo eliminado por las heces, generando incluso pequeñas diarreas. A veces el niño vomita parte de este moco deglutido.

Cuando un niño no es capaz de eliminar el moco a la misma velocidad que éste se produce, el moco se puede acumular en vías aéreas, generando síntomas algo más complicados. Se acumula en vías respiratorias bajas (pulmones) puede que el niño tenga dificultad para respirar, generando cuadros como las bronquiolitis.

En otros casos la acumulación de moco puede favorecer la aparición de infecciones.

En los niños la tos es poco efectiva, ya que sus diafragmas y músculos intercostales no tienen tanta fuerza como un adulto. Y en la mayor parte de los casos los tragan, por lo que pueden terminar generando incluso diarreas y vómitos. Es muy útil enseñar a los niños a que tosan de forma eficaz, mediante fisioterapia respiratoria con suaves palmadas en la espalda. También es fundamental que el niño beba líquidos, ya que la hidratación ayuda a que el moco sea más fluido.

Existen jarabes mucolíticos, que contribuyen a hacer el moco más fluido. Su misión es hacer los mocos más blandos para que el niño pueda expulsarlos con mayor facilidad. Algunos de estos jarabes llevan extracto de hiedra para ayudar a expulsar las flemas.

También suele ser muy útil la humedad ambiental, que ayuda a ablandar los mocos, contribuyendo a que la tos sea más efectiva. Se puede aumentar la humedad   mediante lavados nasales con suero salino o agua de mar, o un humidificador ambiental.

Con el tiempo los niños  van aprendiendo a toser de forma más eficaz, reduciendo así el riesgo de complicaciones por acumulación de moco en vías respiratorias.

Y sobre todo en estos días tan especiales conviene prestar atención y como siempre todo lo que se pueda prevenir nos ayudará a evitar que los más pequeños nos den ningún susto.

Deseo que despidais el año con alegría. Y que el año que comienza sea el mejor de nuestras vidas (hasta el siguiente claro :) )

¡Feliz 2014!

Image courtesy of FreeDigitalPhotos.net

Comentarios

     

Pon tu comentario o pregunta.



*
Spray Nasal