FISIOTERAPIA RESPIRATORIA PARA MEJORAR LA CONGESTIÓN NASAL

comentarios (0) 3,115




visitas

January 9, 2014

 

Estamos en las semanas más crudas del invierno. El frío, la lluvia, el viento o la nieve no nos dan tregua y como cada año con esta climatología también llegan los mocos. Los niños menores de 2 años son los que más los sufren puesto al no saber sonarse y se acumulan las secreciones y pueden provocar dificultad para respirar, fiebre, infecciones, neumonías, hospitalizaciones,…

Para ayudarles a eliminar estas secreciones mucosas, contamos con la ayuda de la fisioterapia respiratoria: facilita la expectoración, mejora la respiración y disminuye la cantidad de medicación, y, lo más importante, mejora la calidad de vida de los niños.

Está indicada siempre que haya acúmulo de secreciones, tos, ruidos en el pecho o pitidos. Lo más normal es que si el niño tiene mucho moco empiece a comer menos, se despierte por la noche, duerma peor, esté más cansado,…

Cuando el niño tiene moco solo en vías altas, como pasa en la mayoría de los casos, el fisioterapeuta enseñará a los padres a hacer lavados nasales por ejemplo con agua de mar, y con una sesión será suficiente. Si los mocos han bajado y están en el pulmón habrá que hacer varias sesiones para evitar complicaciones. Es muy importante que el fisioterapeuta ausculte al niño al inicio y al final de la sesión, para saber donde están esos mocos y aplicar unas técnicas u otras.

Sobre todo esta terapia beneficia a niños con problemas respiratorios, como congestión de vías altas,  bronquiolitis, bronquitis, neumonías, asma, niños prematuros (displasia broncopulmonar) o niños con hipersecreción bronquial.

También es muy importante que los padres aprendan a hacer lavados nasales ya que muchas veces así se puede prevenir que el moco baje al pecho o se vaya al oído provocando otitis o al ojo provocando conjuntivitis. Hay que dejar pasar 2 horas después de las comidas, porque no queremos que el niño vomite la comida, lo único que nos interesa es mover el moco y sacarlo.

Las técnicas para recuperar el bienestar respiratorio que se van a utilizar son diferentes, dependiendo de la zona del pulmón donde esté el moco utilizará unas u otras. Las personas que colaboran (padres), hacen los ejercicios que luego tendrán que repetir en casa y se les facilita material para que lo hagan por lo menos una vez al día.
Como higiene que podemos todos tener en cuenta en estos casos de acumulación de moco:

Beber agua abundante, hacer lavados nasales más a menudo, colocar el cabecero de la cama a 30º de inclinación para que respiren mejor, lavarnos las manos con frecuencia ya que muchos virus se encuentran en las manos, al estornudar, toser…, y, sobretodo, evitar fumar delante de ellos.

La fisioterapia respiratoria es una solución natural, que ayuda a la eliminación de secreciones y a despejar las vías respiratorias, mejora la capacidad pulmonar en enfermedades crónicas (asma, EPOC) y en muchos casos evita complicaciones como fiebre, infecciones, hospitalizaciones, bajas laborales y escolares.

Image courtesy of FreeDigitalPhotos.net

 

OTRA CAMPAÑA DE GRIPE

comentarios (0) 925




visitas

October 18, 2013

prevenir infecciones gripes

Estamos a 17 de octubre y es ahora cuando por fin empezamos a notar que entramos en la estación de los resfriados. Después de un comienzo de otoño especialmente suave, las lluvias de esta semana están diciéndonos que sí, que llega el invierno, que hay que abrigarse y…los respectivos servicios de salud de cada comunidad autónoma nos informan de que ha comenzado la campaña de la gripe. Cada una tiene su propio calendario de vacunación, conviene informarse para saber cuando empieza en nuestro entorno. En alguna ya ha empezado.

Ya sabemos que la gripe no suele ser grave pero en ciertos casos conviene vacunarse ya que es un método eficaz para combatir el virus. Las autoridades sanitarias sobre todo recomiendan hacerlo a personas menores de 65 años que presentan un alto riesgo de complicaciones derivadas de la gripe: niños/as (mayores de 6 meses) y adultos con ciertas enfermedades crónicas (ejemplo cardiovasculares o pulmonares); personas que precisen seguimiento médico periódico, residentes en instituciones cerrada que padezcan procesos crónicos; niños/as y adolescentes, de 6 meses a 18 años, que reciben tratamiento prolongado con ácido acetil salicílico, mujeres embarazadas en cualquier trimestre de gestación; y por último personas que pueden transmitir la gripe a aquellas que tienen un alto riesgo de presentar complicaciones (trabajadores de centros sanitarios, bomberos, personal de protección civil, etc.)

Ya sabemos que se trata de un virus muy contagioso. La transmisión suele producirse por vía aérea mediante gotitas que son originadas al hablar, toser o estornudar. El virus entra en la nariz, garganta o pulmones y comienza a multiplicarse causando los síntomas de la gripe. Las personas enfermas son capaces de transmitir la enfermedad desde un día antes del comienzo de los síntomas hasta unos3 a7 días después del inicio de la enfermedad. Los niños pueden transmitir la gripe incluso durante más de 7 días tras el comienzo de los síntomas.

¿Sabíais que algunas personas son infectadas por el virus de la gripe pero no desarrollan síntomas de la enfermedad, sin embargo estas personas sí que pueden transmitir la enfermedad a otros?

Y recordad que los principales síntomas son: fiebre de hasta 39ºC, escalofríos, dolor de cabeza, dolores musculares, estornudos, tos intensa y persistente, rinorrea, lagrimeo y faringitis leve.

Los consejos que podemos seguir una vez nos hemos contagiado son:

-Descansar.

-Beber abundantes líquidos.

-Evitar el consumo de alcohol o tabaco.

-Tomar medicación que mejore los síntomas de la gripe (como medicamentos para bajar la fiebre…).

-Tomar plantas de apoyo como la equinácea que mejora las funciones de nuestro sistema inmunitario.

Ah! Y por último recordar que las cepas cambian cada año por eso es necesario vacunarse cada cuarto cuatrimestre al ser de composición diferente.

MÁS ALLÉ DE LA PÉRDIDA DE BIENESTAR RESPIRATORIO: APNEA DEL SUEÑO

comentarios (0) 898




visitas

September 19, 2013

 

 

 

 

El síndrome de apnea del sueño o SAOS (Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño), es, junto con el insomnio, uno de los trastornos nocturnos más frecuentes. Sin embargo, se conoce desde hace poco más de 30 años. Afecta entre un 2 y un 4 % de la población adulta, fundamentalmente a varones.

Consiste en episodios repetidos de obstrucción de la vía aérea superior, con pausas respiratorias (apneas), durante el sueño profundo. Un episodio de apnea va seguido de un intento por respirar y el paso a un sueño más ligero. Estas pausas provocan frecuentes descensos de los niveles de oxígeno y pequeños despertares, dando lugar a un sueño poco reparador. De ello se deriva una excesiva somnolencia durante el día, mal descanso y posibles problemas  a nivel cardiorrespiratorio (hipertensión o arritmias) o psiquiátrico, como irritabilidad o cambios de la personalidad. La somnolencia excesiva hace que estas personas tengan más accidentes de tráfico. Por el mismo motivo existe un mayor riesgo de accidentes laborales.

Los síntomas más frecuentes que llevan a sospechar este trastorno son los ronquidos importantes, las pausas del aparato respiratorio nocturnas y una tendencia al sueño excesiva durante el día.

La obstrucción puede deberse a distintos factores: La mandíbula o el maxilar son pequeños, puede existir obstrucción nasal, el paladar es muy grande y flácido o la base de la lengua es demasiado gruesa.

Existen factores predisponentes para desarrollar este problema como son los problemas anatómicos de la vía aérea superior (mala ventilación nasal, trastornos de la faringe con un excesivo tamaño de las estructuras que los forman), malformaciones maxilofaciales  y problemas médicos generales como la obesidad, algunos trastornos endocrinos, trastornos neuromusculares, etc. De todos ellos el más frecuente es la obesidad. Así, más del 60 por ciento de las personas que padecen este trastorno son obesos.

Para valorar la necesidad de tratamiento ha de realizarse en primer lugar un diagnóstico. Hay otros trastornos nocturnos y otras enfermedades que pueden provocar despertares frecuentes o somnolencia durante el día, sin que se deban a pausas respiratorias. También hay roncadores que no tienen un síndrome de apnea de sueño. Por eso es imprescindible realizar un estudio de sueño (polisomnografía). Con esta prueba se hace un diagnóstico de la enfermedad y se establece un tratamiento si es necesario.

La llamada CPAP (Presión Positiva Continua en vía Aérea), es el mejor tratamiento de este síndrome. Consiste en un aparato que envía aire ambiental a una presión determinada, venciendo así el cierre de la vía respiratoria y evitando las pausas respiratorias. La CPAP evita los trastornos respiratorios y normaliza el transcurso del sueño, desapareciendo la somnolencia y los problemas que todo el trastorno provoca.

Junto a la CPAP es imprescindible iniciar un tratamiento dietético con objeto de eliminar el sobrepeso y evitar las comidas copiosas o la ingesta de bebidas alcohólicas y sedantes antes de acostarse, ya que favorecen las pausas respiratorias. En muchas personas el trastorno puede mejorar de forma importante e incluso resolverse únicamente con el descenso de peso, recuperándose así el bienestar respiratorio.

La cirugía de la vía aérea superior, sobre el paladar o sobre el maxilar, puede ser beneficiosa en algunas personas que no toleran bien el tratamiento con CPAP y que tienen alteraciones anatómicas claras.

Ha de ser el especialista quien juzgue las posibilidades terapéuticas de las intervenciones en cada caso.

 

Image courtesy of FreeDigitalPhotos.net

Siguiente »

Spray Nasal